Buscar este blog

Cargando...
PASAMOS LOS 2.000.000 DE VISITAS ! Y SEGUIMOS....

HAN DENUNCIADO NUEVAMENTE LA PAGINA ANTE LA DMCA. PROBABLEMENTE LA BORREN. NOS VEMOS EN LOS QUE NO SE CONSIGUEN 2 QUE YA ESTÁ ACTIVO, EN CUALQUIER MOMENTO, NO SE EXTRAÑEN.
Jefecito

domingo, 8 de febrero de 2015

Abelardo Epuyen / Abelardo Epuyen (1965)


Dice Diego ,querido amigo del blog,  quien envió esta colaboración:
Abelardo Epuyén fue y sigue siendo el máximo referente de la canción cordillerana de esta zona del Nqn, Chubut y Rio Negro.
Su obra es cantada por casi todos los cantores populares de por acá. Pancho Quilodrán, Cholo Barriga, Nelson Ávalos, Miguel Trafipán, Chele Díaz, Eduardo Paillacán, entre otros son los que han interpretado sus canciones.
Este material no lo conocen comunmente. Es la única grabación del viejo aunque se chusmea que hay más
Don Abelardo González, nació un 27 de noviembre de 1929 en la localidad de Epuyén, falleció un 10 de Diciembre de 1978, quienes lo conocieron aseveran que aprendió a tocar la guitarra a los 14 años  y desde allí nunca más paró siguiendo su peregrinar artístico como  guitarrista cantautor, en sus primeros años las rancheras y las milongas conformaban gran parte de su repertorio en cumpleaños, casamientos y fiestas camperas; más tarde incursiono en los versos y la poesía ,animándose a las cuecas, zambas , chacareras y algo más.
 Don Abelardo Epuyén graba en 1965 cuatro canciones de su autoría\" Cazando Jabalí; Tropeando Penas; Mi arroyo y De Los Lagos\".
 Con su música llegó a escenarios de distintas ciudades de la provincia, tales como Esquel, Comodoro Rivadavia, Trelew, rompiendo los limites provinciales hasta llegar a tocar en peñas muy conocidas como el Rancho de Don Frenando Ochoa, El patio Borracho y El Hormiguero en la Capital Federal.
 También se supo que Don Abelardo habría grabado un long play de 12 temas, el cual nunca salio al mercado por cuestiones que no lograron destrabarse ante el sistema burocrático del SADAIC. (sin carátula)

1 comentario:

  1. Nobleza obliga.
    La segunda parte del texto con la reseña de Don Abelardo es de una nota del diario Rio Negro.
    Abrazos.
    Diego.

    ResponderEliminar